Derecho a ser oido. Agregado por Maria Alejandra.

Derecho a ser oido. CADH-Caso William Andrews / Estados Unidos

¿Fue el señor Andrews oído de manera justa e imparcial?  

147.    En el párrafo 2 del artículo XXVI de la Declaración Americana se dispone que:  "Toda persona acusada de delito tiene derecho a ser oída en forma imparcial y pública, a ser juzgada por tribunales anteriormente establecidos de acuerdo con leyes preexistentes y a que no se le imponga penas crueles, infamantes o inusitadas".  Este artículo se refiere a cuatro derechos: 

i)       que se presume que todo acusado es inocente, hasta que se pruebe que es culpable, 

ii)       que toda persona acusada de delito tiene derecho a ser oída en forma imparcial y pública, 

iii)      y a ser juzgada por tribunales anteriormente establecidos de acuerdo con leyes preexistentes, 

iv)      y a que no se le imponga penas crueles, infamantes o inusitadas. 

 

171.    En opinión de la Comisión, el señor Andrews no fue oído en forma imparcial porque hay evidencia de que hubo "predisposición racial" durante el juicio y porque el Tribunal de primera instancia omitió realizar una audiencia probatoria de los miembros del jurado para determinar si la servilleta fue encontrada por miembros del jurado, según lo indicado por uno de sus miembros, o si los propios miembros la escribieron y trazaron las palabras de contenido racista en la servilleta.  Si la nota no se originó en los miembros del jurado y fue "encontrada" por el miembro del jurado en cuestión, el juez de primera instancia podría haber preguntado a los miembros del jurado, en una audiencia probatoria, si la nota con las palabras y el dibujo de contenido racial ejercería alguna influencia sobre ellos o menoscabaría su discernimiento, impidiéndoles juzgar el caso en forma imparcial.  Si el Tribunal hubiera realizado la audiencia, hubiera tenido la posibilidad de remediar, en caso de que se hubiera demostrado la necesidad de hacerlo, una situación que contraponía las obligaciones consagradas en la Declaración Americana. 

 

172.    Por lo tanto, la Comisión opina que el Gobierno de los Estados Unidos contravino el párrafo 2 del artículo XXVI de la Declaración Americana, porque el señor Andrews tenía el derecho de ser oído en forma imparcial, conforme a lo que en él se dispone, y su juicio en los Tribunales de los Estados Unidos no fue imparcial.  En los casos de pena capital, los Estados Partes tienen la obligación de observar de manera estricta todas las garantías de un juicio imparcial. 

Esta entrada fue publicada en DERECHO A UN DEBIDO PROCESO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s