El consenso no puede ser FUENTE de los Derechos Humanos

la primera víctima del relativismo y el nihilismo es "el mismo sujeto que se cierra a lo trascendente, al fundamento de lo real, y se extravía en el sinsentido de la existencia, llevándolo a una pérdida de su identidad". la Declaración de los Derechos Humanos de 1948 de las Naciones Unidas, la cual "cuenta con valiosísimos aportes y aproximaciones", presenta algunas ausencias, que no corresponden plenamente a la dignidad del ser humano tal y como la entiende la Iglesia.

No se puede tomar el consenso como fundamento de los derechos, porque este puede "tornar inválido lo que ayer era válido", poniendo en peligro incluso valores no negociables como la vida misma. Indicó que un católico de hoy «debe ser consciente de lo frágil que es fundar la dignidad y derechos en el mero consenso sobre ellos y no en una realidad asumida, sólidamente fundante, en el camino de la verdad".

Tal y como señala el Concilio Vaticano II, es en el Señor Jesús donde el hombre puede comprenderse a sí mismo, porque está "hecho a su imagen y semejanza, con una dignidad propia e intransferible y una meta que apunta más allá del final de su vida terrena".

Esta entrada fue publicada en FUNDAMENTOS DE LOS DERECHOS HUMANOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s