Derechos Divinos

Cada cosa creada predica al hombre las cualidades de su Creador, y con voces mudas le dicen cuánto lo ama.

Corresponder a Dios en amor por todas las cosas creadas por Él, es un derecho divino y entra en el primer deber de la criatura. El hombre tiene el deber de corresponder a Dios con su pequeño amor, con su gratitud, con su gracias hacia quien tanto ha hecho por ella.  La Creación fue hecha por amor del hombre.  En todas y en cada una de las cosas creadas, Dios vinculaba su amor hacia cada criatura. El pecado obstruye el paso a los beneficios de Dios e impide a las cosas creadas por El ser magnánimas hacia la criatura ingrata.  No corresponder en amor a Dios por todo lo que ha hecho en la Creación para el hombre, es el primer fraude que hace la criatura a Dios, es usurpar sus dones sin ni siquiera reconocer de donde vienen, ni a quien tanto la ha amado. 

Jesus y Maria Imprimian la correspondencia de amor, de gloria, de agradecimiento por todos y a nombre de todas las generaciones humanas, desde la más pequeña hasta la más grande de las cosas creadas por Dios. 

 

Esta entrada fue publicada en Cenáculo Divina Voluntad | Créez votre bannière, DERECHOS DIVINOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s